Noticias

8 de abril de 2017

Adolfo Bioy Casares, un escritor único

Adolfo Bioy Casares, un escritor único

"Al borde de cosas que no comprendemos del todo, inventamos relatos fantásticos, para aventurar hipótesis o para compartir con otros los vértigos de nuestra perplejidad". Adolfo Bioy Casares (El Búho, diciembre 1963)

Adolfo Bioy Casares (Buenos Aires, Argentina, 15 de septiembre de 1914 - 8 de marzo de 1999), es considerado uno de los mayores escritores argentinos de ficción.

Adolfo Bioy Casares, es uno de los autores más destacados de la literatura fantástica universal. En su obra narrativa aborda temas de profundidad filosófica e intelectual desde la perspectiva del relato o la novela fantásticos. Premio Cervantes 1990. Su más famosa novela es “La invención de Morel”. Era el mejor amigo de Jorge Luis Borges, con quien cultivó una amistad vital y creativa, quizás una de las más productivas de la literatura universal.

Bioy Casares es el creador de una amplia obra donde la fantasía y la realidad se superponen con una armonía magistral. La impecable construcción de sus relatos es posiblemente la característica que con más frecuencia ha destacado la crítica respecto a su obra.

Nació en el seno de una familia acomodada, esto le permitió dedicarse exclusivamente a la literatura. Abandonó dos carreras: Derecho y Filosofía y Letras, y se retiró a una estancia - posesión de su familia - donde, cuando no recibía visitas, se dedicaba casi exclusivamente a la lectura, entregando horas y horas del día a la literatura universal.

Hablaba con fluidez inglés, francés, alemán y, naturalmente, el español.
El 1932 conoce en casa de la escritora Victoria Ocampo, a Jorge Luis Borges, quien se convertirá en su amigo inseparable y una influencia decisiva, con quien escribirá en colaboración varios relatos policiales con el seudónimo de Bustos Domeqc.

En 1934 conoce a la escritora Silvina Ocampo, con quien se casa en 1940, el mismo año en que publica "La Invención de Morel", su obra más conocida que se convertirá, con el tiempo, en un clásico de la literatura contemporánea.

Entre sus premios y distinciones se destacan el Gran Premio de Honor de la SADE (1975), su membrecía a la Legión de Honor de Francia (1981), su nombramiento como Ciudadano Ilustre de Buenos Aires (1986) y finalmente el Premio Cervantes el año 1990.

En 2006, se publica su obra póstuma “Borges”; un volumen de 1.600 páginas, que recoge en su totalidad la obra de Borges, invalorable para los lectores de cualquier lengua. En sus páginas la exposición de las ideas más asombrosas de Borges, esenciales para la comprensión de sus escritos, convive con la descripción pormenorizada de su vida cotidiana, sus distintos amores, su angustia ante el progreso de la ceguera o sus apasionadas posiciones en la controversia literaria y política.

De la agudeza del conjunto surge un Borges insospechado en la intimidad, contradictorio, vulnerable, a menudo melancólico, siempre brillante. Borges de Bioy constituye un documento fundamental sobre el genial escritor argentino y también la biografía definitiva de una relación que cambió el curso de nuestras letras.

Narrador excepcional y testigo privilegiado de la vida literaria de su tiempo, Adolfo Bioy Casares preparó, poco antes de su muerte, en base a los exhaustivos diarios que llevó por más de medio siglo, un documento extraordinario sobre su amistad con Jorge Luis Borges, una de las más emblemáticas de la literatura contemporánea.

“Bioy ha sido muy bueno y muy indulgente conmigo. Él es una persona para la cual mi vida no tiene secretos”, dijo Jorge Luis Borges de su amigo.

Estos textos, que revelan una amistad vital y creativa (quizás una de las más productivas de la literatura universal) a tiempo completo, con una frecuentación que solo se interrumpía en los viajes, y que conocía los más diversos ámbitos ya que cenaban, escribían y trabajaban juntos, también los muestra a ambos con una complicidad que tiene visos de estudiantina aún en la vejez de ambos: esos dos muchachos se divertían cayendo en picada sobre sus afectos más cercanos, desollando a los escritores que los rodeaban, cultivando el arte de la injuria en clave de insulto encubierto o de comicidad.


Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y facilitar la navegación. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso.

aceptar más información