Noticias

25 de enero de 2018

VIRGINIA WOLF, una de las primeras voces del feminismo

VIRGINIA WOLF, una de las primeras voces del feminismo

“Las mujeres han vivido todos estos siglos como esposas, con el poder mágico y delicioso de reflejar la figura del hombre, el doble de su tamaño natural” (Virginia Wolf).

Londres, 25 de enero de 1882 - Lewes, Sussex, 28 de marzo de 1941. Virginia Woolf, escritora británica, fue una de las más destacadas figuras del modernismo literario del siglo XX y del feminismo internacional. Desarrolló un estilo propio y se transformó en un referente de la literatura del siglo XX. Nos regaló obras como “La Señora Dalloway” o “Una habitación propia”.

Wolf, nació como Adeline Virginia Stephen, fue una escritora británica. Era hija de un escritor y una modelo, creció en el seno de una familia de la alta burguesía de Londres, en una casa con una gran biblioteca y entre frecuentes visitas de autores a su padre. No asistió a la escuela, pero recibió clases de profesores particulares y de su padre. Empezó a escribir en un periódico en 1905 y no fue hasta 1915 cuando publicó su primera novela, 'Fin de viaje', a través de la editorial de su hermano. Los primeros años de su vida y sus vivencias impregnaron alguna de sus obras, como 'Al faro'.

En 1929 esta escritora británica concluyó que una mujer necesitaba dinero y un cuarto propio para poder escribir novelas. Hoy, se cumplen 136 años de su nacimiento.

Durante el período de entreguerras, Woolf fue una figura significativa en la sociedad literaria de Londres y miembro del grupo de Bloomsbury. Sus obras más famosas incluyen las novelas La señora Dalloway (1925), Al faro (1927), Orlando: una biografía (1928), Las olas (1931), y su largo ensayo Una habitación propia (1929), con su famosa sentencia «Una mujer debe tener dinero y una habitación propia si va a escribir ficción». Fue redescubierta durante la década de 1970, gracias a este ensayo, uno de los textos más citados del movimiento feminista, que expone las dificultades de las mujeres para consagrarse a la escritura.

En su poderosa narrativa, Woolf sobresalió por la introspección de sus personajes y la descripción de las emociones que subyacen a eventos aparentemente mundanos. Las obras de no ficción como 'Una habitación propia' (1929) y 'Tres Guineas' (1938) muestran la decidida perspectiva feminista de Woolf al documentar la discriminación intelectual hacia las mujeres y la dinámica de poder dominada por los hombres de la época.

Otra de las grandes aportaciones de la escritora británica fue el dominio de la técnica del monólogo interior, también llamada 'el fluir de la conciencia'. Esta forma de escribir, con influencias freudianas, consiste en volcar directamente en el papel las cavilaciones de los personajes. En 'La señora Dalloway' (1925) este recurso brilla con especial intensidad.

La autora inglesa, que se suicidó el 28 de marzo de 1941, tiene entre su obra títulos como 'La señora Dalloway', 'Al faro', 'Orlando' y 'Las olas'.


Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y facilitar la navegación. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso.

aceptar más información